viernes, 19 de diciembre de 2014

Payla Menuko con Las Huellas de Dinosaurio

Viajar a la ‘tierra de los dinosaurios’ es una constante que ha estado presente en la vida de la multisala de Nivel Inicial de la Escuela Nº 161 de Payla Menuko desde el primer día de clases, y que su docente –a lo largo del presente ciclo lectivo- ha escuchado, indagado en los saberes de los alumnos y alumnas, ha estado atenta a la proyección de sus expectativas.
Las ha comunicado a las familias oportunamente en reunión de padres para animarlos a acompañar a este grupo que necesita de grandes desafíos para fortalecerse como CHE, como personitas capaces de aprehender la realidad, en la medida que la cuestionan, la piensan, la imaginan, la anticipan, la hipotetizan, la razonan, resuelven, la sienten, con emoción a veces, con llantos también, con risas crearla…en una palabra, capaces de…¡aprender!

Motivados por las muestras de arte expuestas, una en la sala -Los planetas- y otra en uno de los laterales de las paredes del comedor escolar –El Dino-, ha despertado interés y grandes discusiones acerca de estos seres enigmáticos por todo lo que reporta: trasladarnos a un tiempo remoto (prehistórico) que sólo la imaginación (en ellos) y el trabajo comprometido (el de los científicos) nos proveen de un boleto para incursionar en el fantástico pero real mundo de… ¡los dinosaurios!
‘Con las huellas de dinosaurio’  es la idea ‘genial’ de un nene de cuatro años que ante la pregunta que formulara la docente frente a un tema que nos ocupa en esta segunda etapa del año: ‘Parquizando nuestro Sector de Juegos: .-‘El Castillito’-: ‘¿Qué forma le daremos a nuestro espacio verde?’ ‘¿Qué diseño o qué impronta le dejaremos?’  La respuesta se hizo sentir y no dio pie a discusión, porque otra vez se vieron envueltos en un tema que irrumpe las conversaciones, los momentos de la leche, de los juegos, de nuestras caminatas por el bosques, con cada hueso que nos encontramos.
Seguir a los responsables de estas huellas  (la de los dinosaurios) es canalizar una ‘curiosidad ingenua aquella que nace del sentido común y de la experiencia, es la misma curiosidad que al ser ‘desarmada’, al hacerse crítica, al aproximarse de forma cada vez más metódicamente rigurosa al objeto cognoscente (en este caso: -las huellas de los dinosaurios-) se vuelve curiosidad epistemológica. Tal es el caso de los científicos y los filósofos que parten de una curiosidad ingenua para, luego de superada, volverse epistemológicamente curiosos’.
Concretamente, la idea que acaba de concretarse fue partir de un trabajo de indagación que culmine con la visita directa al Museo Paleontológico de los Dinosaurios en la vecina localidad de Villa El Chocón y poder dejar estas huellas en el diseño del ESPACIO VERDE con propiedad y sentido para estas infancias que aprenden.

Compartimos aquí fragmentos del fundamento del proyecto elaborado por Gloria Soto,  Maestra de la Multisala Nivel Inicial de la Escuela Nº 161 de Payla Menuko, así como dos fotos del viaje realizado días atrás.