jueves, 8 de octubre de 2015

El arte y el juego como oportunidades para ser y expresar *

Cuando el aprendizaje y el tratamiento terapéutico parten desde el arte, el juego y el afecto, abren sin dudas, puertas para comenzar a crecer con confianza en sí mismo y en el “otro que contiene y respeta”. El arte y el juego son espacios de creación, de poder, de despliegue y de búsqueda como protagonista.

Cuando brindamos posibilidades para que el niño o adolescente sea consciente de sus fortalezas y de sus limitaciones desde la creación y el juego en un marco de seguridad, aparece en el sujeto la posibilidad de exponerse, proponer, ponerse en acción, pedir ayuda, colaborar, respetarse y respetar a otro desde las diferencias, valorándolas como oportunidades para enriquecerse al vivir y convivir con otros.
El arte y el juego operan como posibilitadores de diversos aprendizajes como:
·         La exploración libre que potencia una futura creación.
·         El proceso de algo que está por suceder, que no es siempre “YA”.
·         El confiar en el marco de contención, dejarse sostener.
·         El fortalecimiento de la autoestima.
·         La confianza para permitirse jugar, crear, liberar los “pre conceptos” de uno mismo y de las posibilidades propias y de los otros, con otros.
·         El responsabilizarse por los haceres individuales dentro del grupo.
·         El valorar el proceso y compartir el resultado, entre muchos otros.
Realmente desde Lazos creemos que brindando estas oportunidades de crecer desde pequeños desde el arte y el juego en un ámbito de seguridad emocional es que se puede hacer la diferencia. En contacto con otros y lejos de la inmediatez que hoy propone la sociedad, poniéndose en juego, exponiéndose, haciéndose cargo, expresando y aprendiendo a decir por todas las vías posibles. Es así que en nuestros talleres no solamente hacemos arte o jugamos, sino que con el arte y el juego como vehículos se abordan sentimientos, sensaciones, el lenguaje verbal y los lenguajes no verbales como modos de comunicación y expresión, y valores para la vida.
“Hay que poder imaginar algo distinto a lo que está para poder querer, y hay que querer algo distinto a lo que está para liberar la imaginación” Cornelius Castoriadis.



*Esta nota publicada en Realidad Sanmartinense, fue producida por el Equipo de Lazos, centro de arte y salud para niños, niñas y adolescentes de nuestra ciudad.