lunes, 12 de octubre de 2015

Tras el incendio la Escuela del Sol está de pie

SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM).- "Lo más importante en esta lucha no fue el edifico en sí, sino los hombres y mujeres que defendieron el sentido y meta de estas paredes que contenían a la Escuela del Sol", dijo el gobernador Sapag en la inauguración de las nuevas instalaciones de esa institución, arrasadas por el fuego en 2012.

El establecimiento de gestión privada brinda servicio educativo en tres niveles de enseñanza, con una matrícula de 430 alumnos y hubo que reconstruirlo desde sus cimientos, para lo cual la Provincia otorgó un crédito del Iadep por cuatro millones de pesos.
De la ceremonia del pasado viernes en Rodhe 1068 participaron además el intendente Juan Fernández, la intendenta electa Brunilda Rebolledo, el presidente del Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo (Iadep) Claudio Garretón, autoridades del Consejo Provincial de Educación (CPE), alumnos, familiares de los jóvenes y la comunidad educativa.
La escuela sufrió en noviembre de 2012 la pérdida total de sus instalaciones debido a un incendió, tras lo cual el Estado provincial respaldó la iniciativa de los padres y directivos de reconstruir el edificio, con un crédito reintegrable a tasa subsidiada en el marco de la ley 2247.
La obra consta de 950 metros cuadrados de construcción y refacciones, 22 aulas, una dependencia para la dirección y vicedirección, un salón de usos múltiples, un sector de ingreso, tres bloques de baños, cocina y dependencias, dos sectores de administración, uno de circulación vertical y amplio patio externo con juegos y plaza.
Sapag ponderó "el esfuerzo y dedicación de toda la comunidad educativa y jóvenes de la escuela que trabajaron denodadamente por reconstruirla".
También "el estoicismo y la firme decisión tanto de Graciela Navarro, su directora, como de Brunilda Rebolledo (intendenta electa) puesto que ambas me vinieron a ver para encontrar juntos una solución a este problema".
Destacó que "lo más importante en esta lucha no fueron las paredes o el edifico en sí sino que fueron los hombres y mujeres que defendieron el sentido y meta de estas paredes que contenían a la Escuela del Sol".
Subrayó su "satisfacción" por estar presente en la inauguración y auguró "a todos niños, jóvenes y familias de este colegio que el disco dorado o rueda que identifica y es el logo de esta institución, siga destellando alegría, luz, energía, fuerza y que no se haya parado ni se pare nunca".
Frente al desastre hubo que reconstruir el edificio y trasladarse a otros espacios, como el centro municipal de estudios Sol de los Andes, hasta que se pusieran en condiciones las instalaciones.
Graciela Navarro, coordinadora pedagógica de la escuela, afirmó que "el incendio nos conectó con el desconcierto y la fragilidad humana, con el carácter superficial de muchas de nuestras preocupaciones, pero al mismo tiempo asistimos a un reconocimiento y revelación de nuestros recursos, fortalezas y capacidades de levantarnos y sobreponernos ante la adversidad".
Fuente: Diario Río Negro