viernes, 8 de julio de 2016

Por los talleres de la EPET N°12 presentaron recursos judicales

La Defensoría de los Derechos del Niño y del Adolescente de la IV Circunscripción Judicial, y la Defensoría del Pueblo y del Ambiente de San Martín de los Andes presentaron sendos recursos judiciales que procuran asegurar la inmediata continuidad de las clases de taller para todos los alumnos de la EPET 12 de San Martín de los Andes, luego de que las autoridades del Consejo Provincial de Educación anunciaran la caída unilateral del contrato con un propietario privado por el uso de galpones con ese fin, ubicados en la Vega Maipú.
Tanto el defensor de los derechos del Niño, José Espinar, como el Defensor del Pueblo y del Ambiente, Fernando Bravo, así como sus respectivos colaboradores, trabajaron en forma coordinada para la confección de los escritos, que por separado presentaron ante el Juzgado de Familia de la Cuarta Circunscripción, en defensa del interés superior del niño y el adolescente y el derecho inalienable a la educación, como obligación inexcusable del estado provincial.

En el caso de la Defensoría de los Derechos del Niño y del Adolescente, se trata de una medida autosatisfactiva que persigue el urgente arbitrio de acciones que aseguren la continuidad de las clases conforme los reclamos de la comunidad educativa y el interés superior vulnerado. Al mismo tiempo, solicita que por cada día de incumplimiento se impongan fuertes penalidades en dinero (astreintes) a los funcionarios responsables.
A su turno, el Defensor del Pueblo y del Ambiente, a través de su asesor legal de Gastón Eulogio, presentó un recurso de amparo colectivo y medida cautelar.
El escrito del defensor del Pueblo pide se ordene a las autoridades del Consejo Provincial de Educación que en forma urgente, arbitren todos los medios a su alcance para garantizar las clases de taller en todos y cada uno de los años de cada ciclo de la enseñanza, que permitan satisfacer el derecho a la EDUCACIÓN Y A LA MODALIDAD por los adolescentes elegida.
Para ello, y mientras se da una solución de fondo, solicita dictar con carácter de urgencia la medida cautelar ordenando se mantenga el status quo actual del dictado de las rotaciones en el referido galón acondicionado al efecto.
Asimismo y de manera subsidiaria si hubieren variado al momento de la presentación las circunstancias fácticas y jurídicas, se ordene a la demandada retrotraer la situación al estado anterior, para la continuidad del dictado de las materias en el galpón ya referido.
Pero de ser incluso esta previsión ya materialmente imposible, entonces se ordene a la demandada GARANTIZAR efectivamente y sin intermediación de plazo alguno, el dictado de las clases de taller que a la fecha se brindan en el lugar físico que se determine, dentro de la localidad de residencia de los alumnos.