miércoles, 17 de agosto de 2016

Consejo de Niñ@s de Cordones del Chapelco: “Lo que más deseamos para nuestro barrio es Paz”

Durante la tarde de ayer, en la delegación de Cordones del Chapelco, se realizó el segundo encuentro entre los integrantes de los cuatro Consejos de Niñ@s de la ciudad y el Defensor de los Derechos del Niño y el Adolescente, de la circunscripción IV, del sur neuquino, José Luis Espinar. Estuvo acompañado por Fabiana Renkine, psicóloga, integrante del equipo de la defensoría. Como en cada reunión de los Consejos, hubo momentos de juego y momentos de charla e intercambio. Ya se conocían con Espinar y Renkine –se habían encontrado por primera vez el pasado 14 de mayo-, lo que ayudó a generar un clima de confianza.


Llegado el momento de compartir, los niños y niñas de los Consejos presentaron a la Defensoría sus banderas, recientemente realizadas en unas jornadas de trabajo. Comenzaron los anfitriones: “Los colores de nuestra bandera son los de la naturaleza, pasto tierra y cielo; estamos nosotros los niños y las niñas, y pusimos el símbolo de la paz porque es lo que más deseamos para nuestro barrio. También pusimos dos manos: pensamos que tenemos la paz en nuestras manos”.

Luego presentaron las banderas los consejeros de la Ladera y del Vamep, que hace más tiempo que participan de este espacio, con muchos colores que significan “esperanza”, y los de Chacra IV,
representados en la diversidad de colores y con libros en la tela que buscan la puesta en valor de la biblioteca del barrio, que es donde se reúnen una vez por semana para jugar y conversar.

Entre las mayores preocupaciones que los niños y niñas transmitieron a José Luis Espinar y Fabiana Renkine, y que atraviesa a los cuatro consejos, fue la inseguridad en los espacios públicos: “los perros sueltos que siempre muerden a alguien”, “los juegos rotos y las plazas que no están bonitas”, “los chicos más grandes que se juntan a tomar y nos molestan”, “los autos que van muy rápido y no es seguro cruzar”. Esto produce, nos cuentan, que muchas veces los padres y madres no los dejen salir a jugar, o que tengan miedo de hacerlo.

Dos anécdotas contadas por los chicos, para pensar, para estar atentos y para resolver entre todos:

-“Mi mamá me dice que no se pega, que no tengo que hacerlo, pero salgo afuera y veo que los grandes se están pegando, que se pelean todo el tiempo”.
-“Cuando vamos a la escuelas solos, los autos no paran en la ruta para que crucemos; ahora, cuando vamos acompañados por un grande, sí lo hacen”.


Espinar les agradeció todo lo compartido y les dijo que hará todo lo posible, junto con otros actores de la infancia en la ciudad, como el Consejo de la Comunidad para la Niñez, Adolescencia y Familia, para “revitalizar los espacios públicos, tan importantes para la educación y el crecimiento de los niños y las niñas. Es un problema que tenemos que resolver entre todos”.