martes, 27 de septiembre de 2016

Convivencia Escolar: ¿Y a los pibes quién les avisa?

Nuevo día de paro. En las redes sociales, en las radios, en las escuelas, se acumularon hoy los llamados, las consultas, los reclamos por información: ¿Tal profesor adhirió al paro? ¿A qué hora tienen que ir los chicos a clase? Qué hacemos, ¿vamos por las dudas? Estas y otras tantas preguntas circularon hoy porque profesores de las escuelas medias de la ciudad no avisaron si adherían o no a la medida de fuerza, para que desde las escuelas puedan avisarles a los chicos y a las chicas. Cabe aclarar que algunos profesores sí lo hicieron y algunas escuelas se ocuparon muy bien en hacerlo.

Desde Supervisión Escolar de las Escuelas Medias nos informaron que en la actualidad no existe ninguna reglamentación, nada en el estatuto docente, que de alguna manera comprometa a los profesores a avisar si adhieren o no al paro, para que los chicos, las chicas, sus familias, puedan organizarse. Algunos ya son grandes y seguramente pueden cuidarse en la calles, pero muchos están en los primeros años, aprendiendo.

Nos dicen desde Supervisión que hace un par de años atrás se realizaron capacitaciones para poder desde el 2015 comenzar a trabajar en las escuelas lo que se llama “Convivencia Escolar”; acuerdos que deberían ser realizados por toda la comunidad educativa de cada institución: directivos, profesores, alumnos, padres y madres. Estos acuerdos serán luego legitimados en normativas del Consejo Provincial de Educación. Tal vez sea allí donde haya que dejar establecido que hay que avisar a los pibes por el medio más conveniente si van a tener o no clases, para que puedan organizarse, decidir sobre el mejor uso de su tiempo, entre otras cosas.

En muchos casos las consultas venían porque los alumnos viven lejos de sus escuelas, debían trasladarse, pagar su colectivo, llevarse algo para comprar comida. Sin hablar, decían algunos papás y mamás reflexionando, de que estaría bueno que los tengan en cuenta, los respeten un poco más, como a cualquiera, y les avisen. Así, de paso, decían, aprenden también a pensar en el otro, a sentirse cuidados y a cuidar.

El tema, se sabe, es difícil. Lo saben también de Supervisión. Y nos dicen: “Supera ampliamente lo estrictamente escolar, la escuela media. Se vapulea mucho al docente. El respeto al otro es un tema que tenemos que aprender como sociedad, todos, desde la familia, también la escuela. Se está trabajando en esto desde el proyecto de Convivencia Escolar, pero son procesos, no es inmediato, vamos  a  tener que modificar muchas cosas como comunidad”, compartían. Seguramente, así será.