lunes, 26 de septiembre de 2016

Detrás de escena del Festival Cine a la Vista!

Cuando hablamos del detrás de escena de la 3 era edición de Cine a la Vista, estamos hablando de un trabajo muy comprometido de dos realizadoras como son Clara Suárez, quien es profesora de Cine y Nora Di Doménica,  que se desempeña como Gestora Cultural. Ellas crearon en el 2003 una productora “Animachicos” para realizar en nuestra localidad, una vez al año el Festival Internacional de cine para Niños y Adolescentes.

Con un compromiso fuerte en ampliar el universo e incentivar la capacidad crítica y estética de los jóvenes, Clara Suarez nos explicó  que “hace 14 años empezaron con Divercine que fue un festival organizado en sus inicios desde Uruguay.  Ellos lo trajeron a San Martin de los andes y después de esto se nos ocurrió hacer algo parecido pero para adolescentes.  Ahí fue donde surgió hace 3 años Cine a la Vista”.


Dicho festival es un espacio destinado específicamente para adolescentes y jóvenes, donde no necesariamente hay que tener conocimientos previos de cinematografía. Se seleccionan jóvenes entre 13 a 18 años que les guste el cine y estén interesados en vivir una experiencia de encuentros con otros adolescentes de distintas provincias e inclusive de otros países.  Se conformarán dos categorías de jurados,  más 13  y más de 16.

La realizadora audiovisual cuenta que este año,  hubo muchas dificultades para hacer esta nueva edición en comparación de los años anteriores, “sobre todo en el apoyo y el aporte de provincia, de la municipalidad, de nación, que, con la renovación del gobierno hubo cambios en la política y eso representó un obstáculo”. Se apeló a la creatividad porque estaban las ganas de muchos  chicos que querían venir o participar en este festival. “Una propuesta creativa fue la remera”, que en festivales anteriores se ofrecieron a los jurados, prendas estampadas con el logo y este año  no contaron con presupuesto para hacerlo.  “Se  nos ocurrió que cada uno podía llevar su propia remera y pintarla sobre unos banner que se armaron con los logotipos del festival de Cine a la Vista”.

Otro desafío fue alojar a 40 jurados que vinieron de distintos puntos de la Argentina y países limítrofes y para ello contaron con el apoyo de familias de la localidad que los alojaron en sus hogares. También la posibilidad de traer a los directores de los films, algunos que venían de países distantes.

En la proyección sobre el crecimiento del festival, Clara Suárez pensó que tendría que haber crecido mucho más que los años anteriores,  pero con la falta de recursos económicos debieron mantener el mismo tamaño del año pasado.  Es más, este año tuvieron que invitar a menos chicos y a menos directores.

Sin embargo el desafío es continuar creciendo y apostar a que cada vez más jóvenes tengan la posibilidad de acceder a producciones culturales, que se emprenden desde el cine independiente.

Clara Suarez y Nora Di Doménica  dos referentes que debemos valorar y cuidar porque en su espíritu y en su esencia está,  el dar la posibilidad de disfrutar otra forma de hacer cine, debatiendo las películas, mostrando otras culturas y muchas realidades,  y en definitiva  ampliando los horizontes de los adolescentes de San Martín de los Andes.
                                                  

Por Richard Ancamil, del CPEM 57