sábado, 13 de mayo de 2017

El Tata Cedrón junto a la Orquesta Escuela de los Andes abrieron anoche la Peña Titiritera

Pasaban apenas las 21 del viernes 12 y el patio de la 188, en El Arenal, estaba repleto. La algarabía de los músicos de todas las edades anunciaba la inminente presentación, en la apertura de la Peña Titiritera, del legendario Tata Cedrón y su cuarteto junto a la Orquesta Escuela de los Andes.

Lleno de familias y vecinos de la ciudad, en el patio de la escuela se unía la celebración de los 10 años de dos grandes proyectos culturales de San Martín de los Andes: la Orquesta Escuela de los Andes y el Festival Internacional de Títeres. 

Y como si esto fuera poco, compartiendo escenario con el músico y compositor que cerrará el Festival este domingo, a las 19, en el San José, junto a la Compañía La Musaranga, presentado “El Puchero Misterioso”.

Rodeado de niños, niñas y adolescentes, músicos de la Orquesta, el Tata Cedrón estaba iluminado en su sonrisa. Levantó la vista, se acercó al micrófono y dijo: “Lo mejor que puede pasar en el mundo es la música”. Hizo una pausa, volvió a mirar y se encontró en los ojos de Daniel y sus amigos titiriteros. Sonrió otra vez y agregó: “Y los títeres”. Y ahí nomás comenzó la música.


La orquesta interpretó algunas canciones de su repertorio y el Tata con su cuarteto hizo lo propio. Y juntos se regalaron “Re Fa Si” y “Canción sin verano”. La fiesta ya estaba armada y el encuentro se hizo cierto. Luego, entre vino y
empanadas, pasaron otros músicos locales y la Peña Titiritera siguió entre historias y tablados, conversaciones de otros tiempos y esperanzas compartidas.

F.S.