viernes, 2 de junio de 2017

Lectura familiar para el fin de semana: Puki, un perro insoportable

Por Julieta Sánchez para Infancia y Adolescencia SMA

La lectura diaria de un capítulo de novela suele transformarse en la promesa segura de un próximo encuentro. Cada noche luego de que seleccionamos el libro, sabemos que habrá un tiempo destinado a un capítulo (como mínimo) de la historia que nos ha atrapado.

Una de las primeras novelas que leímos en familia cuando mis hijos empezaron a pedir “libros con capítulos”, fue Puki, un perro insoportable, de Margarita Mainé.  Lo que más les llamó la atención fue el narrador: un perro.

Esa propuesta tan simple de un perro contando su historia resultó particularmente atractiva y diferente de otras lecturas que habíamos hecho. De algún modo, las palabras del perro narrador son aquellas que solemos imaginar cuando vemos y tratamos de interpretar las caras de nuestras mascotas en la vida cotidiana.

Las anécdotas de Puki volvían a nuestros diálogos mientras observábamos a los perros de la calle, a nuestros propios gatos, a cualquier animal que se nos cruzara en el camino. El libro había despertado esa posibilidad de que los animales comprendieran nuestro lenguaje y de que además, fueran igual o más inteligentes que nosotros.

Cada noche, esperábamos con ansias el momento de la lectura y más de una vez tuvimos que leer más de un capítulo porque no podíamos parar. Cuando se terminó el libro, continuamos con Puki, un cachorro desobediente que retoma la primera etapa de vida del perro, aquellos momentos en los que todavía vivía con su madre y no había sido adoptado aún por un ser humano.

De esas lecturas de Margarita Mainé, pasamos a las novelas de Diminuto, de Liliana Cinetto; más historias de perros que seguramente serán retomadas en otros posts. 


Lo interesante fue que a partir de un libro que nos invitó desde su inicio a compartir momentos hermosos a nivel familiar también nos abrió las puertas hacia otras obras literarias que siguieron después. De esa forma, seguimos valorando momentos de encuentro entre los libros y las personas que amamos.