miércoles, 8 de noviembre de 2017

Con estudiantes del CIART esta mañana se comenzó a realizar el video para la Campaña de Prevención de Acoso Sexual en el Transporte Público

Esta mañana se comenzó a rodar el video para la Campaña de Prevención de Acoso Sexual en el Transporte Público que está desarrollando el Hospital Ramón Carrillo y el Consejo de la Comunidad para la Niñez, Adolescencia y Familia, junto a la empresa Expreso de los Andes. El guión, la filmación y la mayoría de los actores que trabajaron hoy junto a un chofer y colectivo que la empresa puso a disposición, estuvieron a cargo de estudiantes de Cine y Video y Cine Físico del Centro de Iniciación Artística (CIART) N°5 de San Martín de los Andes. Los spots radiales estuvieron a cargo de Pacho Apóstolo y el diseño de afiches y elementos gráficos del Parque Nacional Lanín.

La campaña se lanzará el viernes 17 de noviembre, en el marco del inicio de la Semana de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes y se extenderá por 15 días, volviendo a retomarla al inicio de las clases del nuevo ciclo lectivo. El video se pasará en las pantallas de los colectivos de Expreso de los Andes, cuyas unidades tendrán también en su interior colocados afiches durante la campaña. Se proyectará también antes de cada película en el cine y se pedirá apoyo al canal de cable de la ciudad, así como a cada una de las emisoras radiales para pasar durante dos semanas los spots correspondientes, buscando tener un alcance masivo de este mensaje: “¡Eh! ¿Qué hace? Mi cuerpo es mío: la mano en el bolsillo. No más abusos en el transporte público”.

La campaña surgió como necesaria porque el medio de transporte público de esta localidad  a diario  traslada a niños, niñas y  jóvenes de la comunidad durante un tiempo considerable hasta llegar a destino. La asistencia  psicosocial, desde el Hospital, ha permitido tomar contacto con situaciones padecidas por jóvenes que en algunos casos denunciaron y se comprometieron en dejar testimonio de lo vivido: “Existen tocamientos, manoseos, miradas sugerentes, comentarios sexistas y situaciones de acoso. Esto motivó e interesó a quienes trabajamos estas situaciones a pensar una forma de  abordar la problemática”, explicaron desde Salud.

Por ello surgieron en esta campaña los siguientes objetivos: visibilizar y sensibilizar respecto de aquellas formas de agresión sexual evidentes, sutiles e imperceptibles, que constituyen una barrera para la libertad de adolescentes y los jóvenes  en la ciudad, ya que estas agresiones tienden a permanecer en la medida en que se minimizan e invisibilizan. También difundir, comunicar, concientizar a la población, previniendo y desnaturalizando la violencia y el acoso  sexual en el medio de transporte. Y finalmente, estimular la solidaridad como elemento fundamental para combatir este tipo de agresiones, apoyando a aquellos que la sufren,  manifestándonos en contra, evitando silenciar por vergüenza, miedo e impotencia. Ayudar a prevenir estas  situaciones.