jueves, 11 de enero de 2018

Pilar y Sofía fueron protagonistas junto a Boris, Justina y Andrea de una gran noche para la danza clásica de la ciudad

Bailaban anoche Boris Zambrano y Justina Dailoff, dos de los mejores bailarines de danza clásica del país, ante un Teatro Amancay realmente colmado. Compartían su trabajo, su pasión, con un público sanmartinense que se rindió ante los artistas con un aplauso sostenido. Otros bailarines de la ciudad, de otros géneros, acompañando y dando forma a esta Varieté Patagonia que organizó Alejandra San Martín para ayudar a su amigo Boris, que se va a Nueva York, becado, a seguir perfeccionándose y creciendo en su carrera.


La noche fue maravillosa y emocionante. Y la completaron con sus actuaciones llenas de talento y frescura, práctica y técnica, la niña Pilar Alucín que bailó Giga, y la adolescente Sofía Puricelli, que danzó, también sola y a su tiempo, Esmeralda y Don Quijote. Su maestra Andrea Iocca volvió a deslumbrar con La Muerte del Cisne, Nikita y Gitana. Fue, además, una clara muestra de que esta ciudad, de la mano de la Escuela de Danzas Clásicas de San Martín de los Andes, tiene una historia, un presente vivo y un futuro lleno de ilusiones en esta hermosa disciplina.  


¡Felicitaciones!