miércoles, 18 de julio de 2018

El Consejo de la Comunidad para la Niñez, Adolescencia y Familia entregó una nota a la Intendenta preocupado por la situación del consumo problemático en las escuelas

Con la firma del Defensor de los Derechos del Niño y el Adolescente y del Defensor de los Derechos del Pueblo y el Ambiente, el Consejo de la Comunidad para la Niñez, Adolescencia y Familia presentó por nota de entrada del municipio una misiva dirigida a la Intendenta y al Consejo de Seguridad donde comparte su preocupación respecto al tema del consumo de drogas y llamó a una acción conjunta para la protección de los niños, niñas y adolescentes de la ciudad.
Aquí abajo se publica la carta completa:
"Los integrantes del Consejo de la Comunidad para la Niñez, Adolescencia y Familia de San Martín de los Andes observamos con honda preocupación como el flagelo de la droga y otras adicciones (por ej. el alcohol), se están enquistando en nuestra sociedad al punto de afectar seriamente la capacidad psico-física y por ende el desarrollo de los niñxs y adolescentes que aquí viven.
Están comenzando a generarse denuncias y/o versiones con cierto fundamento, que indican como ciertas escuelas de nuestra ciudad pasaron también a ser el objetivo de la comercialización de drogas, más allá de similares situaciones que se darían en diversos puntos de la misma.

Al respecto sabemos que los primeros responsables de velar por la protección de lxs niñxs y adolescentes son sus padres, respetando la capacidad progresiva de los mismos, al no poder éstos brindar el marco de contención que sus hijos requieren, garantizando sus derechos.
Pero es el Estado y la comunidad a través de sus instituciones, los que deben trabajar con el fin de fortalecer y proteger a la familia, brindando a su vez, a través le políticas públicas, la condiciones necesarias para hacerlos efectivos cuando sea necesario.
Con respecto al consumo de sustancias en general y a las drogas en particular, sabemos que la manera de introducir a las personas en la adicción es a través de ofrecerla y entregarla de manera gratuita, para que ingresen en la misma; y una vez captados, esos adictos son utilizados para comercializar y distribuir la droga, propagándose velozmente a través de ellos mismos.
En dicha captación se recurre en general a menores de edad para que a través de su inimputabilidad en mérito a su edad (con lo que estamos de acuerdo, oponiéndonos a la baja en la edad de la misma ), los delitos que se generan (comercialización de drogas, robos, corrupción, amenazas, daños, etc.), queden impunes, es decir sin sanciones penales.
En este punto cabe resaltar, aunque parezca sobreabundante, que la droga no existe solo en nuestra ciudad, sino que afecta a otras localidades de nuestra provincia, de nuestro país y se ha esparcido desde hace muchos años por todo el mundo.
A veces cuesta entender como en lugares de poca población como nuestra ciudad, no pueden detectarse quienes son los que están detrás de este negocio millonario y tan ruinoso para nuestra juventud ( el narcotráfico maneja miles de millones de dólares a nivel mundial ). Entonces quizás la causa sea ésta, pues se corrompen conciencias, o directamente se amenazan o eliminan a quienes lo enfrentan, generando temor en la población y con ello la inacción de todos o la mayoría.
En esta línea observamos que este delito federal ( comercialización de las droga ), en el cual debe intervenir la Policía Federal y la Justicia Federal con sede en la ciudad de Zapala, a veces realizan operativos de allanamiento encontrando drogas en dichos lugares, pero quedando los responsables en libertad inmediata, lo cual resulta al menos indignante, más allá del respeto que debemos tener por las garantías procesales de las que gozamos todos.
Esta nota trata de ser una reflexión para que pueda llegar a toda nuestra sociedad, y así todos juntos, madres padres, ciudadanos en general e instituciones ( policía, municipio, justicia, educación, organizaciones sociales, etc. ) podamos realizar acciones de prevención y de combate a esta mafia organizada".